Cuidado de pies y tobillos

Podiatría

El cuarenta y siete por ciento de los estadounidenses tiene problemas en los pies, pero solo el 26 por ciento visitó a un podólogo, según la Asociación médica de podiatría estadounidense.

La podiatría es un área de la medicina dedicada al diagnóstico y tratamiento de afecciones de pies y tobillos. Un podólogo es un médico especializado en medicina podiátrica (DPM) que completa cuatro años de capacitación en una facultad médica de podiatría y luego hace tres años de residencia en un hospital. Un podólogo no es lo mismo que un ortopedista, que es un médico (MD), o un especialista en osteopatía (DO), capacitado para tratar todos los huesos y articulaciones del cuerpo. Ambos tipos de especialistas pueden realizar cirugías y están bien capacitados en sus respectivas especialidades.

Los podólogos de Texoma Medical Center reconocen que las afecciones en los pies y tobillos pueden afectar las actividades diarias, por lo que mediante técnicas quirúrgicas y no quirúrgicas ayudan a los pacientes a recuperar la movilidad sin dolor y promover una mejor salud podiátrica.

Servicios de podiatría en TMC

Algunos de los servicios ofrecidos por los podólogos de TMC incluyen:

Cuidado de juanetes: el juanete es una protuberancia grande en la articulación de la base del dedo grande del pie que se forma por los cambios en la alineación de los huesos en la parte de adelante del pie. Los juanetes pueden ser extremadamente dolorosos si no se los trata, porque la articulación soporta gran parte del peso del cuerpo al caminar. Las opciones de tratamiento varían según el tipo de juanete y los podólogos analizarán la situación junto al paciente, para buscar la solución; por lo general, la cirugía es la última opción y los podólogos sugieren a los pacientes hacer modificaciones en el calzado y de otra índole para evitar la cirugía. El objetivo principal de la mayoría de las opciones de tratamiento temprano es aliviar la presión en el juanete y detener el progreso de la deformación de la articulación.

Cuidado de pies en diabéticos: debido a los problemas circulatorios y a los daños en los nervios de los pies, las personas con diabetes son más propensas a desarrollar infecciones y lesiones, aunque se trate de una herida pequeña en el pie. Las infecciones en los pies de las personas diabéticas por lo general no duelen, pero pueden y a menudo pasan desapercibidas para el paciente debido a la falta o disminución de la sensibilidad en los pies. Si no se tratan, pueden provocar infecciones, gangrena y amputación de extremidades inferiores. Por este motivo, las personas con diabetes deben tratar sus pies con especial cuidado.

Con el cuidado adecuado, las heridas en los pies de las personas diabéticas generalmente cicatrizan solas. Una vez que las heridas cicatrizan, se deben tomar medidas para evitar la recurrencia. Las personas diabéticas también son propensas a obstrucciones en las arterias de la pantorrilla que dificultan el flujo sanguíneo hacia las piernas y pies. Al mejorar el flujo sanguíneo, se alivian las heridas que no cicatrizan por insuficiencia arterial. Las opciones de tratamiento incluyen angioplastia con balón o bypass en la pierna alrededor de la obstrucción. Conozca más acerca del cuidado de las heridas en TMC >

Reconstrucción del pie plano: como el nombre lo indica, el pie plano es el aplanamiento del arco del pie. Puede ocurrir cuando el arco no se forma en la niñez, por una lesión o el envejecimiento. Si bien algunas personas con pie plano pueden usar plantillas y hacer estiramientos, otras pueden necesitar cirugía para realinear las articulaciones del pie afectadas.

Reconstrucción de pie y tobillo: se especializa en tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos para pacientes que tienen lesiones en pies y tobillos, artritis postraumática o deformaciones en pies y tobillos. Lea sobre la primera cirugía de reemplazo completo de tobillo de TMC >

Cuidado del dedo del pie en martillo: un dedo del pie contraído o "torcido" a causa de una lesión o un desequilibrio en los músculos o tendones se denomina dedo del pie en martillo. Los dedos del pie en martillo pueden agravarse por usar calzado que no calza bien. El dedo del pie en martillo también puede ser el resultado de usar calzado ajustado, en el cual los dedos quedan muy apretados. Esta afección también puede ser hereditaria. Las opciones de tratamiento pueden variar con el tipo y la gravedad de cada dedo del pie en martillo. Los podólogos ayudan a los pacientes a hacer cambios, tanto en el calzado como de otro tipo, lo más pronto posible al inicio del tratamiento para evitar la cirugía. Si es necesario hacer cirugía, los podólogos pueden extirpar el hueso prominente mediante una cirugía especializada y reparar la articulación del dedo del pie para devolverle la alineación normal, lo que generalmente alivia el dolor. Los dedos del pie en martillo graves pueden necesitar procedimientos quirúrgicos más complejos.

Cuidado de la fascitis plantar: la fascitis plantar es una inflamación de la banda de tejido (la fascia plantar) que se extiende del talón a los dedos del pie. La fascia primero se irrita y luego se inflama, lo que produce dolor en el talón. Las personas con problemas en los arcos, ya sea debido al pie plano o por arco demasiado pronunciado, son propensas a desarrollar fascitis plantar. Los tratamientos incluyen analgésicos (antiinflamatorios no esteroideos como ibuprofeno), fisioterapia y almohadillas para el arco de venta libre o hechas a medida (ortopédicas) para ayudar a distribuir la presión de manera más uniforme en todo el pie.

Síndrome del túnel tarsiano: el síndrome del túnel tarsiano es la opresión del nervio tibial posterior que pasa por el interior del tobillo hacia el pie. Es similar al síndrome del túnel carpiano en la muñeca y puede producir cosquilleo, ardor o entumecimiento de la zona. Si bien el síndrome del túnel tarsiano puede tratarse con medicamentos, dispositivos ortopédicos y fisioterapia, a veces la cirugía es la mejor opción para aliviar la compresión del nervio tibial posterior.

Si necesita un referido a un podólogo u otro médico de Taxoma Medical Center, llame a nuestro servicio gratuito de referidos médicos al 1-903-416-3627.