Cánceres que afectan los riñones, la vejiga y los órganos reproductores masculinos

Cáncer de vejiga

La vejiga es el órgano ubicado en la pelvis donde se almacena la orina antes de salir del tracto urinario. La Sociedad Estadounidense del Cáncer estima que el cáncer de vejiga representa aproximadamente el cinco por ciento de todos los cánceres nuevos en los EE. UU. Los hombres tienen más probabilidades que las mujeres de desarrollar la enfermedad. 

La sangre en la orina es el síntoma más común del cáncer de vejiga. Algunos otros síntomas incluyen micción frecuente y dolor al orinar. La cirugía para extirpar toda o parte de la vejiga, llamada cistectomía, es una forma común de tratamiento. Durante la cistectomía robótica con el Sistema Quirúrgico da Vinci, los cirujanos pueden hacer solo unas pocas incisiones pequeñas para que los pacientes generalmente experimenten menos dolor y tengan tiempos de recuperación más rápidos.

Cancer de RIÑON

El cáncer de células renales (también llamado cáncer de riñón o adenocarcinoma de células renales) es una enfermedad en la que se forman células cancerosas en los túbulos del riñón. Aproximadamente 54,000 estadounidenses son diagnosticados con cáncer de riñón cada año, según el Instituto Nacional del Cáncer. Aunque cualquier persona puede contraer cáncer de riñón, generalmente afecta a personas mayores de 50 años. Si se detecta temprano, la tasa de supervivencia de los pacientes con cáncer de riñón varía del 79 al 100 por ciento.

Muchos tumores renales no producen síntomas, pero pueden detectarse durante la evaluación de un problema no relacionado o durante la detección de rutina para las personas que se encuentran en categorías de alto riesgo. Si se sospecha cáncer y aparece localizado en el riñón, la mayoría de las veces se trata con cirugía, terapia dirigida, inmunoterapia o una combinación de estos tratamientos.

Para muchos pacientes, un enfoque de conservación de los riñones llamado nefrectomía parcial robótica es una opción. Este complejo procedimiento utiliza el Sistema Quirúrgico da Vinci para eliminar solo la porción cancerosa del riñón, preservando la mayor cantidad posible de riñón no afectado. Utilizando el aumento tridimensional del sistema, los cirujanos pueden identificar con precisión los tumores renales cancerosos, así como el tejido sano, y eliminar el tejido afectado a través de pequeñas incisiones en el abdomen del paciente.

Después de que los cirujanos hayan extirpado el tumor, deben reconstruir la porción restante del riñón. Uno de los beneficios de la nefrectomía parcial es que un paciente aún tendrá el resto de ese riñón además de su riñón no afectado. Esto puede ser importante para pacientes como los diabéticos que están en riesgo de insuficiencia renal.

Los pacientes que no son candidatos para la nefrectomía parcial robótica, pueden considerar la nefrectomía asistida por robot o laparoscópica, un procedimiento en el que se extirpa todo el riñón del paciente utilizando técnicas laparoscópicas mínimamente invasivas.

Cancer de prostata

El cáncer de próstata es la segunda causa principal de muerte por cáncer en los hombres en los Estados Unidos con aproximadamente 28,000 hombres que mueren anualmente según el Instituto Nacional del Cáncer. La próstata es una glándula del tamaño de una nuez que rodea la uretra y es responsable de producir parte del líquido seminal que transporta los espermatozoides. El cáncer de próstata ocurre cuando se forma un tumor maligno en la glándula prostática. Si no se trata, el cáncer puede crecer y extenderse más allá de la próstata hacia los tejidos circundantes y los ganglios linfáticos, así como a partes distantes del cuerpo como los huesos, los pulmones y el hígado. Los síntomas comunes incluyen problemas para orinar (aumento de la frecuencia, dificultad para comenzar o detener, dolor), eyaculación dolorosa y sangre en el semen u orina. 

Hay varios tratamientos disponibles según la etapa del cáncer, la edad del paciente y su estado general de salud. Una prostatectomía es la extirpación de la próstata. Esto se puede hacer mediante cirugía tradicional o cirugía robótica mínimamente invasiva con el Sistema Quirúrgico da Vinci que normalmente promueve una recuperación más rápida y el regreso a las actividades normales. La radiación también se usa para tratar el cáncer de próstata.

Cancer testicular

El cáncer de testículo se encuentra en los testículos, la glándula sexual masculina que produce hormonas y esperma. Si bien hay tres tipos de cáncer testicular (tumores de células germinales, tumores estromales y cáncer testicular secundario), más del 90 por ciento de todos los casos son tumores de células germinales, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer. Puede ser común que los hombres demoren en informar sobre la hinchazón o agrandamiento del testículo, lo que les da tiempo a los tumores para diseminarse por el cuerpo, por lo que es importante contactar a un urólogo de inmediato al notar los síntomas.

Los tumores sospechosos se tratan inicialmente mediante la extirpación quirúrgica del testículo a través de una pequeña incisión en la ingle. El tratamiento posterior dependerá de la categoría de tipo celular del tumor. El tipo celular más común es el seminoma, un tumor que responde tanto a la radiación como a la quimioterapia. La radiación se utiliza comúnmente para tratar seminomas de etapa baja. Todos los demás tipos de células se denominan tumores no seminomatosos. Las opciones de tratamiento para los tumores no seminomatosos incluyen observación, cirugía o quimioterapia, según el tipo de célula y hasta qué punto se ha diseminado. La extracción de un testículo no debe afectar la potencia sexual de un paciente o, en general, su fertilidad, aunque pueden experimentar una breve disminución en la producción de esperma. Los pacientes con tumores más agresivos pueden requerir la extirpación quirúrgica de los ganglios linfáticos en el abdomen para evaluar la extensión del cáncer. La capacidad de algunos pacientes para eyacular puede verse afectada después de la cirugía para extirpar los ganglios linfáticos.