Uso de equipos de imágenes para realizar procedimientos

Una subespecialidad de la radiología, la radiología intervencionista utiliza equipos de imágenes para realizar procedimientos mínimamente invasivos con fines de diagnóstico y tratamiento.

La radiología intervencionista puede:

  • Tratar bloqueos dentro de arterias y venas
  • Bloquea los vasos sanguíneos que nutren los tumores.
  • Destruye los tumores malignos usando calor concentrado y congelación
  • Drene los sistemas de órganos bloqueados como el hígado, la vesícula biliar y el riñón.
  • Realizar biopsias que de otro modo requerirían exploración quirúrgica

Algunas de las afecciones tratadas y los procedimientos utilizados con fines de diagnóstico y tratamiento incluyen:

Deriva venosa arterial

¿Cómo puede ayudar la radiología intervencionista?

Antes de que puedan comenzar los tratamientos de diálisis renal, los médicos deben crear un sitio donde la sangre pueda fluir tanto dentro como fuera del cuerpo del paciente. Al insertar un pequeño tubo (derivación) en un vaso sanguíneo, llamado derivación venosa arterial, crean una conexión artificial entre una vena y una arteria.

A veces, la derivación se estrecha o se bloquea, lo que dificulta el flujo sanguíneo. Cuando eso sucede, los radiólogos intervencionistas pueden corregir este problema utilizando una máquina de ultrasonido y una aguja pequeña. Primero inyectan tinte en la derivación y luego observan una imagen de rayos X en una pantalla para ver si hay un estrechamiento en la derivación o en las venas.

Si se encuentra un estrechamiento, se realiza una venoplastia. Este procedimiento es similar a una angioplastia en la que se infla un globo pequeño y se desinfla varias veces para despejar la vena de la obstrucción.

Isquemia Crítica del Miembro

La isquemia crítica de las extremidades es una forma grave de enfermedad arterial periférica (PAD) caracterizada por un bloqueo severo en las arterias de las extremidades inferiores que puede reducir significativamente el flujo sanguíneo. Tal flujo sanguíneo deficiente puede causar dolor severo en las piernas y los pies cuando una persona no se está moviendo o provocar llagas no curativas en los pies o las piernas. Si no se trata, la isquemia crítica de las extremidades podría hacer necesario amputar la extremidad afectada.

Los signos más comunes de isquemia crítica de las extremidades incluyen:

  • Dolor o entumecimiento en los pies.
  • Piel brillante, lisa y seca de las piernas o los pies.
  • Engrosamiento de las uñas de los pies
  • Ausencia o disminución del pulso en las piernas o los pies.
  • Llagas abiertas, infecciones de la piel o úlceras que no sanarán
  • Gangrena seca (piel seca y negra) de las piernas o los pies.

¿Cómo puede ayudar la radiología intervencionista?

La mayoría de los pacientes tienen múltiples bloqueos arteriales, incluidos bloqueos de las arterias debajo de la rodilla. Para acceder a las arterias, los médicos del Texoma Medical Center utilizan procedimientos mínimamente invasivos para ayudar a restaurar el flujo sanguíneo oxigenado a las áreas afectadas de la piel. Esto implicó insertar un catéter, con anestesia local, en la ingle para acceder a la parte enferma de la arteria.

Se pueden usar varias herramientas y técnicas para despejar la arteria o evitar la arteria:

  • Angioplastia: Técnica de radiología intervencionista en la que se inserta un pequeño globo a través del catéter. Cuando el globo llega al sitio de la obstrucción, se infla y desinfla para abrir la arteria.
  • Globo de corte: Se utiliza un globo con microcuchillas para cortar la superficie de la placa y mejorar el flujo sanguíneo.
  • Globo frío (crioplastia): Se infla un globo con óxido nitroso para congelar la placa.
  • Stents: Se pueden insertar diferentes tipos de stents metálicos en la arteria a través del catéter y dejarlos en su lugar para proporcionar soporte a las paredes de los vasos.
  • Aterectomía con láser: La punta de una sonda láser se usa para vaporizar pequeños trozos de placa.
  • Aterectomía rotacional direccional: Se utiliza un catéter con una cuchilla giratoria para eliminar la placa de la arteria.

La recuperación de estos procedimientos generalmente toma uno o dos días, y la mayoría de estos procedimientos se realizan de forma ambulatoria.

En algunos casos, se puede realizar un injerto de derivación. Este procedimiento quirúrgico utiliza un tubo artificial o una vena del cuerpo del paciente como una nueva arteria para llevar un flujo sanguíneo mejorado al área necesaria, evitando el lugar donde se restringe el flujo sanguíneo. En algunos casos, los cirujanos pueden abrir la arteria y raspar la placa para restaurar la arteria a una condición utilizable. La hospitalización después de una operación de derivación varía de unos pocos días a más de una semana. La recuperación de la cirugía puede llevar varias semanas.

Recanalización de las trompas de Falopio

Las trompas de Falopio bloqueadas pueden ser una causa de infertilidad para muchas mujeres. La recanalización de las trompas de Falopio puede ayudar a eliminar la mucosidad o los desechos que bloquean una o ambas trompas de Falopio. Si el procedimiento es exitoso, las tasas estimadas de concepción son aproximadamente del 33 por ciento.

¿Cómo puede ayudar la radiología intervencionista?

Durante el procedimiento de 30 minutos, los radiólogos intervencionistas pasan un catéter desde el cuello uterino hasta las trompas de Falopio y se despeja el bloqueo. Luego, se inyecta un medio de contraste para asegurarse de que no haya fugas de la trompa de Falopio.

Las mujeres que tienen sangrado uterino activo, infecciones pélvicas activas, han tenido una cirugía reciente o están embarazadas actualmente no son candidatas para este procedimiento. Debido a que las trompas de Falopio se usan durante la ovulación, los médicos recomiendan que este procedimiento se realice entre los días seis y 11 del ciclo menstrual, que es después del período de la mujer, pero antes de la ovulación.

Para un pequeño número de pacientes, las trompas de Falopio se vuelven a bloquear (ocluyen) y requieren un procedimiento adicional de seis a 12 meses después.

Filtro de vena cava inferior (IVC)

La vena cava inferior (IVC) es la vena grande que transporta sangre desoxigenada desde la parte inferior del cuerpo hasta el corazón. Los médicos pueden colocar un filtro en la IVC para capturar los coágulos de sangre que se mueven de las piernas de un paciente a los pulmones y causan problemas respiratorios. Los filtros a menudo se colocan en la IVC de un paciente antes de la cirugía y son extraíbles.

¿Cómo puede ayudar la radiología intervencionista?

Los radiólogos intervencionistas pueden insertar el filtro IVC en el paciente a través de una vena grande en la parte superior de la pierna. Se coloca un catéter en el IVC y se inyecta un medio de contraste para identificar la ubicación adecuada del filtro. Luego se coloca el filtro a través del catéter y se expande en su lugar.

La colocación de un filtro IVC es un procedimiento casi indoloro. La mayoría de los pacientes se van a casa el mismo día y pueden retomar sus actividades normales al día siguiente.

Oncología Intervencionista

Los radiólogos intervencionistas a menudo trabajan con oncólogos para realizar los siguientes procedimientos mínimamente invasivos utilizando equipos de imágenes para tratar a muchos pacientes con cáncer.

¿Cómo puede ayudar la radiología intervencionista?

Biopsia con aguja
Actualmente, muchos cánceres se diagnostican mediante una biopsia con aguja. Durante este procedimiento, los radiólogos intervencionistas utilizan técnicas de imágenes, como tomografía computarizada, rayos X, ultrasonido o resonancia magnética, para extraer una pequeña cantidad de tejido de un tumor y determinar si hay células cancerosas. Una alternativa a los procedimientos de biopsia quirúrgica convencionales, las biopsias con aguja pueden ser menos dolorosas y dar como resultado tiempos de recuperación más cortos.

Alivio de las obstrucciones
Los radiólogos intervencionistas utilizan técnicas de imagen para determinar dónde los cánceres han obstruido el flujo normal de orina o bilis. Tales obstrucciones pueden causar dolor, infección o incluso insuficiencia hepática o renal.

Mientras miran imágenes en una pantalla, los médicos insertan un catéter en el área obstruida para drenar el exceso de líquidos. También se puede insertar un stent en el órgano para evitar la obstrucción y permitir que los líquidos drenen normalmente.

Síndrome de congestión pélvica

El dolor pélvico crónico se puede atribuir a una variedad de causas, pero para algunas mujeres puede ser causado por venas varicosas en la región pélvica, una condición conocida como síndrome de congestión pélvica.

Al igual que con las venas varicosas de las piernas, las venas varicosas de la pelvis se desarrollan cuando las válvulas de las venas se debilitan y no cierran correctamente. Esto permite que la sangre fluya hacia atrás y se acumule en la vena, provocando abultamiento y dolor.

Los síntomas

Las mujeres con síndrome de congestión pélvica suelen sentir dolor al estar de pie, pero no cuando están acostadas. Esto puede dificultar el diagnóstico porque a las mujeres generalmente se les pide que se acuesten para un examen pélvico, aliviando la presión dolorosa que las llevó al médico en primer lugar. Otros síntomas incluyen:

  • Un dolor sordo y doloroso en la parte inferior del abdomen y la parte inferior de la espalda que aparece después de las relaciones sexuales, durante sus ciclos menstruales, después de estar de pie y durante el embarazo.
  • Los signos relacionados incluyen una vejiga irritable, sangrado menstrual anormal, flujo vaginal o venas varicosas visibles en la vulva, glúteos o muslos

¿Cómo puede ayudar la radiología intervencionista?

Los médicos pueden diagnosticar el síndrome de congestión pélvica con las siguientes pruebas:

  • Venografía pélvica:  Los radiólogos intervencionistas realizan un venograma inyectando un tinte en las venas de los órganos pélvicos para hacerlos más visibles durante una radiografía. Los pacientes se examinan en una pendiente porque las venas que se examinan a menudo disminuyen de tamaño cuando la mujer está acostada.
  • Resonancia magnética Las imágenes que proporcionan una vista detallada de los vasos sanguíneos pélvicos específicos se pueden utilizar para diagnosticar esta afección.
  • Ultrasonido pélvico y / o transvaginal: Proporciona vistas de la cavidad pélvica y las venas (no es eficaz a menos que la mujer esté de pie para la prueba).

El tratamiento a menudo consiste en cerrar las venas varicosas en el área pélvica durante un procedimiento ambulatorio. Aunque el dolor se reduce, las venas nunca vuelven a la normalidad y, en algunos casos, otras venas pélvicas también pueden verse afectadas y pueden requerir tratamiento adicional.

Tratamientos de la columna vertebral: vertebroplastia

La vertebroplastia puede ofrecer esperanza a los pacientes que tienen dolor de espalda intenso causado por una fractura por compresión debido a osteoporosis o enfermedad metastásica de la columna. Si no se trata, una fractura por compresión puede provocar una curvatura anormal de la columna.

La vertebroplastia ofrece otra opción para los pacientes que no responden a los tratamientos conservadores (analgésicos, reposo en cama y aparatos ortopédicos) y aquellos que no son buenos candidatos para una cirugía mayor de columna.

En general, se recomienda la vertebroplastia para aquellos con una fractura bastante reciente (seis meses o menos). Realizada por radiólogos intervencionistas con la ayuda de una imagen de rayos X en un monitor, la vertebroplastia generalmente se realiza como un procedimiento ambulatorio con anestesia local. Se coloca cemento óseo acrílico en las vértebras fracturadas a través de una pequeña incisión. El cemento estabiliza la vértebra resultando en una reducción significativa del dolor tan pronto como 24 horas.