Técnica pionera de un podólogo del TMC

Paciente con fusión del tobillo - Pam Ramey

Cuando Pam Ramey, 59, acudió en busca de ayuda para la artritis de su tobillo allá por 2007, la enviaron a Dallas, donde se sometió a seis cirugías de fusión. Dado que una de las incisiones de su tobillo no se cerraba, su anterior médico le recomendó una bota terapéutica que llevó durante cinco años.

Con el paso del tiempo, Ramey desarrolló una infección que le provoco fiebre de 104.8 grados. Afortunadamente, su fisioterapeuta le envió a la consulta de Craig Cranford, DPM, podólogo en Texoma Medical Center.

El Dr. Cranford le realizó una cirugía de emergencia en la que le insertó cápsulas de antibiótico para frenar la grave infección de estafilococos que tenía en el tobillo. A continuación, se sometió a una oxigenoterapia hiperbárica para curar la infección. Más adelante, el Dr. Cranford reemplazó la articulación dañada con un trozo de hueso extraído de su pierna, y utilizó un fijador externo circular que permite una fusión sólida de la articulación y minimiza los daños en el tejido. El fijador externo cumplía la función de "jaula", estabilizando el tobillo de Ramsey para que se curase correctamente.

"Los pacientes pueden caminar con el fijador externo de forma inmediata", explica el Dr. Cranford, puesto que inmoviliza el tobillo a la vez que lo sujeta con alambres de tensión finos siguiendo un principio similar al de un puente colgante. "Las agujas conectadas al fijador se insertan en la tibia para que el hueso pueda soportar el peso de la persona". Tras haber utilizado la técnica del fijador externo en múltiples ocasiones durante sus años de experiencia, el Dr. Cranford fue el primero en emplearla en el TMC. También fue el primer médico de Estados Unidos en utilizar la versión más reciente, llamada Stryker Hoffman Limb Reconstruction Frame, fabricada a base de fibra de carbono. "Es extremadamente ligero, lo que hace que sea más fácil de utilizar por los pacientes", explica el Dr. Cranford.

Ramey, abuela de cinco niños, se mostraba nerviosa y optimista por ser la primera paciente en utilizar un producto nuevo. "Le dije al Dr. Cranford que si eso me iba a salvar el pie, que siguiéramos adelante".

Actualmente, el tobillo de Ramsey no se puede doblar, pero está completamente curado. "Estoy realmente contenta de ser capaz de hacer cosas con mis nietos y ver cómo crecen", dice Ramey, que está aprendiendo a volver a caminar con su pie. "Le he dicho al Dr. Cranford que es mi héroe. Ha salvado mi pie y me ha salvado la vida".

Más información sobre podiatría en Texoma Medical Center >