Proteja a su familia y a sus mascotas

Plantas tóxicas

Las plantas tienen diferentes usos: embellecen el entorno, liberan oxígeno al aire y nos ofrecen frutos para servir en nuestra mesa. Aun así debemos recordar que las plantas venenosas están por todas partes. En Estados Unidos y Canadá existen más de 700 especies de plantas que provocan enfermedades o la muerte en humanos. Es importante que sepa identificar aquellas plantas venenosas que pueda tener el hogar o el jardín o que pueda haber en bosques y parques cercanos. Algunos arbustos y árboles ornamentales, así como toda una variedad de plantas silvestres, habituales en jardines, bosques, pantanos y campos, pueden ser peligrosos.

Al mudarse a un nuevo hogar, es recomendable identificar las plantas del entorno y consultar sobre la toxicidad potencial de las nuevas plantas que compre para su casa y su jardín. Si no está seguro sobre la identidad de una planta, llévela a un vivero o a una florería para que la identifiquen. Es buena idea que las plantas del hogar tengan una etiqueta con el nombre y arrojar las hojas a medida que se secan y caen. En el jardín, debe quitar y desechar los hongos lo antes posible. Enséñeles a los niños que no deben comerlos. Por lo general, la jardinería es una actividad que se realiza en familia. Hasta que sea el momento apropiado de usarlos, guarde las semillas y los bulbos en un sitio seguro, fuera del alcance de los niños. Además, los niños no deben cosechar verduras o frutas sin la supervisión de un adulto.

Consejos básicos

Si toma algunas medidas básicas, contribuirá a evitar que sus hijos y sus mascotas sean afectados por plantas tóxicas:

  • Conozca el nombre de las plantas venenosas.
  • Indíqueles a la niñera y los abuelos dónde encontrar la lista de nombres de este tipo de plantas.
  • Mantenga las plantas peligrosas fuera del alcance de niños y mascotas.
  • Enséñeles a los niños que nunca deben tocar o comer partes de las plantas.
  • Enséñeles a los niños que no es seguro llevarse a la boca el néctar de las flores.
  • Nunca permita que los niños se lleven a la boca joyas hechas con cuentas o semillas decorativas.
  • Guarde los bulbos y las semillas etiquetados con nombre, de forma segura y fuera del alcance de niños y mascotas.
  • Nunca recolecte hierbas silvestres para comer o preparar té, a menos que esté capacitado profesionalmente para identificarlas.
  • No queme plantas tóxicas. El humo que provocan el roble y la hiedra venenosos y otras plantas tóxicas puede provocarle irritación en los ojos, la nariz, la garganta y los pulmones.

Acción de emergencia

Si usted o alguien que conoce ha ingerido una planta venenosa, comuníquese con un médico o con el Centro de Control de Envenenamiento al 1-800-442-6305 de inmediato. Si la víctima estuviera asfixiándose y no pudiera respirar, llame al 911. Retire los trozos de la planta de la boca tan pronto como pueda e intente determinar lo siguiente:

  • ¿Puede describir la planta, incluidos el tamaño, la forma y la disposición de las hojas?
  • ¿Qué parte de la planta ha ingerido?
  • ¿Qué tipo de fruta ha comido? ¿Bayas? ¿Frutos secos? ¿Puede describirla detalladamente (color, firmeza, jugosidad, etc.)?
  • ¿Dónde crece la planta?

Si le indican que se dirija a una sala de emergencias para recibir tratamiento, lleve la planta o un trozo de planta con usted. Lleve más que solo una hoja o una baya. Responda todas las preguntas de la manera más amplia posible y siga las indicaciones de su médico o del Centro de Control de Envenenamiento. No induzca el vómito en un niño sin antes consultarlo con un médico o con el Centro de Control de Envenenamiento. En algunos casos, vomitar puede afectar el ritmo cardíaco del niño. Cada caso requiere ser evaluado individualmente. Además, las recomendaciones del Centro de Control de Envenenamiento variarán según el tiempo transcurrido desde la ingesta y la cantidad ingerida. Al llamar al 1-800-222-1222, los residentes de Texas tendrán acceso a una red de personal de enfermería, farmacéuticos, paramédicos y médicos con amplia capacitación, entrenamiento y experiencia en toxicología. De ser necesario, el personal derivará las llamadas al hospital más cercano y brindará asistencia durante el tratamiento inicial de la persona afectada y, luego, durante la etapa de seguimiento. NOTA: la dosis es el factor determinante de envenenamiento. Una única mordida de algunas plantas puede ser perjudicial; mientras que con otras, se requiere consumir toda la planta. Y recuerde que una planta en Pensilvania puede ser más o menos perjudicial que la misma planta en Texas. Así que, antes de irse de vacaciones, le recomendamos aprender sobre plantas nativas.

Para obtener más información sobre plantas y consejos para prevenir envenenamientos en el hogar, visite www.poisoncontrol.org.