La "tormenta perfecta" de asistencia médica de emergencia salva la vida de un paciente con accidente cerebrovascular

15 de septiembre de 2017
La "tormenta perfecta" de asistencia médica de emergencia salva la vida de un paciente con accidente cerebrovascular

Lloyd “Buddy” Durbin

Cómo la sala de emergencia en el hospital, la nueva sala de neurointervención y la divulgación en la comunidad salvaron la vida de Buddy Durbin

Durante una emergencia médica, es importante recibir los cuidados del nivel adecuado tan rápido como sea posible. Y visitar una sala de emergencias que pertenezca a un hospital de cuidado agudo tiene muchas ventajas, especialmente cuando se necesita un cuidado de nivel superior. Pregúntele sino a Lloyd "Buddy" Durbin y a su esposa, Malinda.

La pareja vive en un rancho grande en Atoka, OK. Mientras preparaba la cena el 11 de junio, Malinda notó que Buddy no podía mover un brazo y tenía dificultades para hablar. Se dio cuenta de que eran posibles síntomas de un accidente cerebrovascular y su hija llamó al 9-1-1.

Cuando llegaron los servicios médicos (EMS) de Atoka, notaron que el estado de Buddy era crítico y solicitaron una evacuación aérea, para trasladarlo por aire a TMC en vez de llevarlo al hospital local. Tomaron la decisión basándose en una presentación dada por la coordinadora del programa de accidente cerebrovascular de TMC, Jenny Reeves, RN, SCRN, PCCN, hacía solo tres días. Allí, Jenny habló sobre el programa de accidente cerebrovascular acreditado de TMC y la nueva sala de neurointervenciones con angiografía de biplano.

El personal de la sala de emergencia y el equipo de neurointervención estaban esperando cuando Buddy llegó a TMC con todo el lado izquierdo de su cuerpo paralizado. Después de una tomografía computarizada, un angiograma computarizado y medicamentos anticoagulantes, Vivek H. Tank, MD, neurólogo intervencionista, explicó que Buddy tenía un coágulo grande en el cerebro que tenían que quitar. "Le dije al Dr.Tank que hiciera lo que tuviera que hacer, aunque eso implicara riesgos. Si no hacía nada, hubiésemos perdido a Buddy con certeza", dice Malinda.

En menos de dos horas de haber llegado a la sala de emergencias, le quitaron el coágulo y normalizaron el flujo sanguíneo. Tras la hospitalización, Buddy pasó una semana en TMC Reba McEntire® Center para la rehabilitación y mejoró mucho más rápido que lo esperado. Volvió a sus actividades diarias y prácticamente no tiene ninguna secuela del accidente cerebrovascular.

"¡Ese día ocurrieron muchos milagros! Sin la atención que Buddy recibió de los EMS, del personal de la sala de emergencias, del Dr. Tank y su equipo, y de Jenny, hoy no estaría aquí. Los terapeutas de Reba Rehab fueron increíbles, y Buddy hizo un progreso sorprendente día a día. Estaremos siempre agradecidos con TMC, lo adoramos", dice Malinda.

Si tiene una emergencia y necesita atención médica de urgencia, llame al 9-1-1 de inmediato.

Más información sobre nuestros servicios de emergencias >

Más información sobre nuestros servicios para accidente cerebrovascular >