Niños y sueño

Enero
Niño pequeño que se estira en la cama después de despertarse

El sueño juega un papel fundamental en la salud física y mental de su hijo. La falta de sueño puede causar una amplia gama de problemas, incluidos problemas de comportamiento y problemas de aprendizaje. La pediatra de TexomaCare, Rosalind López, MD, comparte sus ideas sobre cuánto sueño necesita su hijo, consejos para dormir mejor y más.

P: ¿Cuánto sueño necesita mi hijo?

Eso depende de la edad de su hijo. En general, los bebés, niños y adolescentes necesitan dormir más que los adultos para apoyar su desarrollo físico y mental. Si bien cada niño es diferente, los recién nacidos (0-3 meses) necesitan aproximadamente 14-17 horas de sueño; los bebés (4-11 meses) necesitan 12-15 horas; los niños pequeños (1-2 años) necesitan 11-14 horas; los preescolares (3-5 años) necesitan 10-13 horas; los niños en edad escolar (6-13 años) necesitan de 9 a 11 horas; y los adolescentes (14-17) necesitan 8-10 horas. Los adultos jóvenes (18-25 años) generalmente necesitan alrededor de 7-9 horas para sentirse completamente descansados.

Aprende más sobre laboratorio del sueño y estudios del sueño en el Centro Médico Texoma.

P: ¿Podría mi hijo tener apnea del sueño?

La apnea obstructiva del sueño es un trastorno que causa pausas en la respiración o respiraciones superficiales mientras duerme. El ronquido es el signo más común de apnea del sueño. También puede notar que su hijo resopla o jadea por aire durante la noche. Además, su hijo puede sentirse cansado durante el día o tener dificultades para prestar atención en la escuela. Es importante hablar con su pediatra si cree que su hijo podría tener apnea del sueño. Sin tratamiento, puede provocar presión arterial alta, problemas cardíacos y un crecimiento deficiente.

P: ¿El tiempo de pantalla afecta el sueño de mi hijo adolescente?

Una mayor cantidad de tiempo frente a la pantalla se ha relacionado con el insomnio en los adolescentes. Esto se debe a que muchos dispositivos electrónicos emiten una luz azul artificial que puede suprimir la melatonina, que es la hormona inductora del sueño del cuerpo. Las luces LED y las bombillas fluorescentes pueden tener el mismo efecto. Si su hijo tiene dificultades para conciliar el sueño o permanecer dormido, debe intentar limitar su tiempo de pantalla general, especialmente antes de acostarse. Esto puede ayudarlos a conciliar el sueño más rápido y mejorar la calidad del sueño.

P: ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a dormir mejor?

Además de limitar el uso electrónico, hay muchas formas de crear un ambiente de sueño positivo para su hijo. Seguir una rutina constante a la hora de acostarse y establecer una hora de acostarse razonable puede ayudar a su hijo a dormir bien. Crear un lugar cómodo para dormir también es importante. Asegúrese de que la habitación de su hijo sea tranquila, oscura y razonablemente fresca. La actividad física, como andar en bicicleta, ir de excursión o practicar deportes, puede ayudar a su hijo a usar energía durante el día y dormir mejor por la noche.